El premio al Mejor regreso del año de la NBA

Una de las muchas cosas buenas que hace la NBA, es reconocer los logros más destacables de sus jugadores a base de Premios y reconocimientos. Lo habitual, es que esos Premios lleguen para quedarse y se constituyan en parte de la historia de la NBA, creando así, un legado más diverso y amplio que los meros Premios estadísticos de anotación, rebotes, puntos, etc. Entre los Premios que van más allá de los meramente estadístico hay Premios tan conocidos como el MVP de temporada, el mejor Sexto hombre de la temporada, el mejor Rookie del año o el jugador Más mejorado de la temporada, aunque realmente este último Premio no siempre se llamó así, ya que tuvo una denominación y significado bastante diferente, concretamente el Mejor regreso del año.

Para ser más precisos, realmente ambos Premios, el de Mejor regreso del año y el del jugador Más mejorado de la temporada, son reconocimientos distintos ya que, aunque oficialmente el de Más mejorado sustituyó al Mejor regreso, lo que se valoraba era sustancialmente diferente.

Empezando por el final cronológicamente, el jugador Más mejorado reconoce a día de hoy al hombre que ha hecho una mayor mejora en su juego y en sus estadísticas personales, e incluso, que ha tenido un mayor impacto sobre su equipo. Es un premio más bien deportivo, que puede tener algún otro componente, pero que no suele salirse de ese marco.

Jimmy Butler con el Premio a Jugador más mejorado 2014-2015
Jimmy Butler con el Premio a Jugador más mejorado 2014-2015

Sin embargo, el Premio al Mejor regreso del año de la NBA, era algo bastante distinto e implicaba una serie de factores que la propia liga terminó «blanqueando» creando un nuevo Premio en su lugar, pero sin una continuidad real.

Esta disociación entre ambos reconocimientos, se aprecia claramente tanto en el hecho del cambio de nombre del Premio, como en que, en la lista de ganadores del Premio de jugador Más mejorado, no aparece ningún jugador anterior a Alvin Robertson en la temporada 1985-1986, que es cuando se creó ese segundo galardón, que realmente era un Premio distinto al previo en todos los aspectos, salvo en la “idea” de que lo sustituía.

Los motivos de esta repentina desaparición y de la “idea” de la conversión oficial de un Premio en el otro, se perciben claramente en los protagonistas y en las razones por las que se otorgaron los Premios al Mejor Regreso del Año. De hecho, podéis valorar la situación pensando si, como aficionados de la liga estadounidense, conocíais este Premio y su historia, lo que demuestra la habilidad de la NBA en no mostrar, lo que no quiere que el gran público vea.

Para poder analizar lo que realmente mostraba y pasó con ese Premio,  vamos a repasar los siete ganadores del mismo desde su comienzo en la temporada 1979-1980 y cuales fueron realmente los motivos por los que se otorgaron y, por los que la NBA, los condenó al ostracismo:

 

TINY ARCHIBALD 1979-1980

TINY ARCHIBALD 1979-1980

Nathaniel Archibald, más conocido por Tiny Archibald, por su pequeño tamaño de 185 centímetros y ser el hijo de «Big Tiny», fue un jugador de gran talento, lo cual demostró en sus primeros años en la NBA, donde llegó a ser, en la temporada 1972-1973, el máximo anotador de la liga con 34 puntos por partido y el mejor pasador con 11.4 asistencias por partido.

Tras unos años de éxitos individuales en la época de los de los Kings más viajeros (Cincinnati, Omaha y Kansas City), fue traspasado hasta recalar en los Boston Celtics, vía Buffalo Braves donde nunca llegó a jugar por una gravísima lesión en el tendón de Aquiles que le tuvo en el dique seco más de una temporada.

Las expectativas que generó en los Celtics en la temporada 1978-1979, fueron francamente bajas, ya que nadie esperaba nada de un jugador que pasaba la treintena de años y que llegaba después de una grave lesión y con un evidente exceso de peso para un jugador de su estilo de juego rápido, creativo y netamente ofensivo. Además, también confluyeron problemas con el entonces entrenador/jugador Dave Cowens, por los minutos de juego y por la falta de oportunidades y con el otro base, Jo Jo White, que acabaría siendo traspasado.

Tras ese año y con la llegada de Bill Fitch al banquillo y de un rookie llamado Larry Bird al equipo, todo cambió y Archibald se puso en forma y empezó a hacer un baloncesto diferente, donde primaba la creación de juego y el pase a su rendimiento ofensivo.

Esa misma temporada, 1979-1980, Archibald volvió a ser All Star y mejoró mucho el juego de los Celtics, tanto como para que al año siguiente, ganar el Título con los Celtics, volver a ser All Star y, además, llevarse el MVP del partido de las estrellas.

Realmente, el caso de Tiny Archibald, fue el de un gran regreso de un jugador y que podría haber ganado también el Premio a Jugador más mejorado de una temporada a otra.

 

BERNARD KING 1980-1981

BERNARD KING 1980-1981

Con Bernard King es con quien realmente comienza lo sórdido de este Premio al Mejor Regreso. Lo ganó en la temporada 1980-1981 y lo hizo tras promediar 21.9 puntos, 6.8 rebotes y 3.5 asistencias con los Golden State Warriors, lo cual parece bastante meritorio tras anotar la temporada anterior en los Utah Jazz 9.3 puntos, 4.6 rebotes y 2.7 asistencias, pero ¿de dónde regresaba realmente Bernard King?

La realidad es que se estaba concediendo un Premio a un jugador que la temporada anterior había tenido que ser internado por problemas de alcoholismo, tenencia y consumo de drogas y un procedimiento judicial abierto por «intento de agresión sexual forzada» y del que salió tras pasar varias pruebas del detector de mentiras.

Basta con recordar la temporada de Bernard King en Utah, como la temporada que nadie recuerda que jugó en Utah, lo que demuestra como fue el paso por el equipo de Salt Lake City.

En resumen, Bernard King y su Premio, no evidenciaba una situación deportiva y de una lesión como el caso de Tiny Archibald, sino que mostraba una realidad de la época en la liga, que era el descontrolado problema con las drogas, el vicio y otro tipo de adicciones como el juego.

 

GUS WILLIAMS 1981-1982

GUS WILLIAMS 1981-1982

Para definir el estilo de juego y las aptitudes de Gus Williams, tan solo vale con recordar su apodo deportivo…  The Wizard (El mago), lo cual es muestra fielmente representativa de lo que era capaz de hacer sobre una cancha de baloncesto.

Fue uno de los jugadores claves de los grandes éxitos de los Supersonics de finales de los 70’s, que fueron capaces de hacerse con el Título de la NBA en 1979, y él se hizo con el Premio al Mejor Regreso de la NBA en la temporada 1981-1982, tras promediar 23.4 puntos, 3.1 rebotes, 6.9 asistencias y 2.2 robos, lo que le llevó a ser All Star y Miembro del Mejor equipo de la NBA.

La cuestión nuevamente era, ¿de dónde regresaba Williams para merecer ese Premio?

Pues bien, el caso del base de los Sonics, nuevamente no fue algo deportivo como en el caso de Bernard King, sino que había tenido una disputa legal con su equipo que le llevó a pasar la temporada 1980-1981 sin jugar ni un sólo minuto.

La cuestión versó sobre la renovación de Gus Williams, ya como agente libre, por los Supersonics que, además, se veía dificultada por el hecho de las posibles compensaciones que habían tenido que pagar otros equipos a los de Seattle.

Esto hizo que, entre los Supersonics y el agente de Gus Williams, no hubiera un acuerdo y el estancamiento, llevó al jugador a pasar una temporada en blanco en el mejor momento de su carrera profesional.

El Premio, esta vez, se lo llevaba un  jugador que había tenido un escándalo contractual con su equipo, hasta el punto de perder un año entero sin jugar. 

Este hecho, tampoco parecía la mejor publicidad de entendimiento, mediación y concordia entre una franquicia de la NBA y un jugador.

 

Continúa leyendo esta historia en la siguiente página

elgurudeldeporte.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.