Oliver Miller… el otro Big O de la NBA

Es curioso que dos jugadores que han tenido el mismo apodo en la NBA sean tan diferentes. Oscar Robertson y Oliver Miller comparten el apodo de “Big O” pero uno es por la grandeza deportiva y el otro por su grandeza… física.

Oscar Robertson siempre ha sido la referencia del Triple Doble en la NBA aunque ahora Russell Westbrook está haciendo todo lo posible por romper todos sus records. Ese Big O es una leyenda de la historia de la NBA y sin lugar a duda tiene un hueco entre los más grandes de la historia de la liga con MVP incluido logrado en plena época, ni más ni menos, de Bill Russell y Wilt Chamberlain.

Por otro lado, el otro Big O fue un jugador con mayor clase de la que se le recuerda ya que al final ha pasado a la historia por sus problemas de sobrepeso.

Oliver Miller tuvo buenos momentos en la NBA incluso llegando a ser jugador de la semana de la liga en la última semana del año de 1993 pero sus éxitos quedaron ahí… probablemente lastrados por su sobrepeso.

Cuando Miller llegó a la NBA se le dio un peso de 280 libras (127 kg) pero según cuentas las crónicas de la época llegó a pesar 380 libras (172.4 Kg). 

Oliver Miller Dallas

El peso de Oliver Miller terminó acabando con su carrera en la NBA disputando tan sólo 493 partidos en la liga norteamericana

La actitud de Miller además no era buena ya que tampoco hizo mucho por controlar sus problemas de peso. Incluso el propio “gordo” Barkley hacía leña del árbol caído con el peso de Oliver Miller con la famosa frase que dejó para el recuerdo respecto a Miller:

Ni siquiera puede saltar lo suficiente para tocar el aro a no ser que le pongan un Big Mac en lo alto”

Como anécdota de su actitud sólo hay que recordar el periodo que pasó en los Harlem Globetrotters a finales de 2001. 

Es uno de los pocos casos de la historia en los que los Globetrotters han tenido que cortar a un jugador. En palabras de Mannie Jackson, la propietaria del equipo de la época:

Considero que Oliver es un amigo y, sin duda, un jugador de baloncesto sólido. Desafortunadamente, es uno de los pocos atletas, que después de dos meses no ha mostrado aprecio por lo que se necesita mental y físicamente para ser un Harlem Globetrotter “

Oscar Robertson fue un ejemplo de jugador total con un físico que le permitía hacer de todo sobre las canchas, Oliver Miller fue un ejemplo de un jugador que finalmente su físico le impidió mostrar el talento que sí tenía en sus fundamentos deportivos.

Nunca dos “Big O” fueron tan distintas.

elgurudeldeporte.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.