La historia de una fotografía del Dream Team

Una sola imagen puede contar muchas historias y contener mucha más información de la que parece. Algunas de ellas son evidentes y directas y otras no lo son tanto o incluso directamente tienen mensajes que sólo pueden ser leídos por el ojo del conocedor de un hecho que a simple vista no tiene una gran importancia. Esta idea puede ser la que mejor defina la historia de una fotografía del Dream Team que muestra mucho más de lo que sugiere.

Esa imagen es la imagen de cabecera de este artículo.

En ella se ve a algunos de los componentes del mítico Dream Team en la celebración de la entrega de medallas de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

La foto ha pasado a la historia por su significado más directo.

Los Estados Unidos desplegaban ante el mundo el mayor talento deportivo de baloncesto jamás reunido en un sólo equipo para demostrar al mundo que ellos eran la mayor potencia de ese deporte a nivel mundial.

Se acababan todas las dudas de si el planeta tierra podía competir con la galaxia lejana del baloncesto norteamericano NBA.

Los yankis dejaban en casa a su imberbes universitarios y mostraban al mundo su incontestable superioridad con jugadores que sólo estábamos acostumbrados a verlos en posters.

Michael Jordan se cubría con la bandera norteamericana y mostraba al mundo la señal de la victoria.

Hasta aquí la historia de lo evidente.

Michael Jordan

La historia de la fotografía del Dream Team con Michael Jordan abanderado escondía algo más

En aquella época His Airness ya era el icono de Nike.

Aquella bandera a parte de reflejar el espíritu patriótico de Michael Jordan sirvió para esconder la marca del Chandal de aquel Dream Team.

Reebok fue la marca que proporcionó el Chandal al equipo americano y Jordan tapó con la bandera la gran marca competidora de Nike de aquella época.

De hecho al lado de Jordan está Drexler al que si se le ve claramente la marca de ropa en la parte superior de la pierna derecha.

Hasta en estas situaciones los intereses comerciales priman…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *