El arte del Trash Talking de Larry Bird

Resulta especialmente paradójico que un chico nacido y criado en una pequeña localidad de Indiana como West Baden Springs, sea uno de los jugadores que mejor han cultivado y desplegado el arte del trash talking en la NBA. Larry Bird también fue conocido como el Paleto de French Lick y, como ya es historia, tuvo problemas de adaptación en una gran universidad como la de Indiana, teniendo que abandonarla para enrolarse un año más tarde en la “más familiar” Universidad de Indiana State.

Este perfil no encaja con el de uno de los grandes artistas del Trash Talking de la historia de la NBA, aunque quizás sí lo sea, si lo observamos desde otro prisma.

El Trash Talking o lenguaje basura (en español), es una forma de intentar desestabilizar psicológicamente a tu oponente mediante el habla, diciéndole frases que minen su confianza y le haga perder la concentración en el juego.

Este otro factor en el juego quizás parezca más propio de jugadores creados en cunas más underground, como el mismísimo Rucker Park, pero en el caso de Bird fue algo distinto.

Probablemente esa habilidad la desarrollara como un arma defensiva del propio Trash Talking que él tuvo que recibir en sus años de Instituto y también en la Universidad.

Una estrella blanca en un mundo del baloncesto en el que proliferaban de forma incesante estrellas negras, era un elemento fuera de lugar y seguramente objeto de defensas muy físicas y también psicológicas.

Larry Bird
Larry Bird con Indiana State

Como los más grandes, Larry Bird hizo de su debilidad una fortaleza y se convirtió en un auténtico caníbal de las mentes de sus rivales a través del Trash Talking.

Comprendió que el factor mental era otro parámetro más en el juego y, como uno de los jugadores más polivalentes de la historia, empezó a desarrollar con maestría esta otra habilidad que le llevó un paso más allá en lo competitivo.

Es indicativo conocer la multitud de historias y anécdotas que se cuentan sobre las conversaciones de Larry Bird con sus rivales, ya que es muestra de que el flujo de las mismas durante los partidos, debió ser continuo aunque probablemente muchas de ellas habrán quedado en el olvido. Lo que es seguro es que el legendario 33 de los Boston Celtics, no debió escatimar en elogios y retos para sus contrincantes.

Vamos a repasar algunas de las mejores conversaciones que tuvieron origen en “la otra gran habilidad” de Larry Bird con los jugadores que se atrevieron a ponerse en su camino y que ya son historia de la NBA.

La primera de ellas tuvo lugar en la noche que Larry Bird consiguió su record personal de anotación con 60 puntos frente a los Hawks. Fue el 12 de marzo de 1985 cuando un Tsunami llamado Larry destrozó a los Hawks deportiva y mentalmente.

Aquella noche frases como “¿quién es el siguiente en defenderme?”, “¿desde dónde quieres esta?”, “esta también va limpia (sin tocar el tablero)”, e incluso en la última canasta que anotó que fue un espectacular triple cayéndose junto al banquillo de los Hawks, gritó previamente “¿quién lo quiere?”, hicieron del partido una noche inolvidable para todos los jugadores de los Hawks que asistieron a un espectáculo único.

En uno de los concursos de triples que ganó cuando entró al vestuario a ver a sus rivales, ya puso la primera piedra para su victoria con su inolvidable, “¿quién va a ser hoy el segundo?”

Robert Reid y Larry Bird
Robert Reid y Larry Bird

Otro de los grandes momentos de Trash Talking de Larry Bird fue en un partido contra los Rockets cuando le estaba defendiendo Robert Reid. Éste último se había retirado en la temporada 1982-1983 para ejercer de predicador y tras un año de retiro había vuelto a la NBA. El 17 de marzo de 1985, tras anotar Bird 48 puntos, atrapar 17 rebotes y dar 7 asistencias, Bird le dijo a su defensor Robert Reid, “Debiste quedarte predicando”.

Clyde Drexler recordó que en su año de novato tuvo que defender a Bird. En aquel partido un confiado Bird le dijo “No eres capaz de defenderme”, Drexler le respondió “¿estás tan seguro?, a lo que el alero de los Celtics le dijo” Eres un novato, no sabes nada”. Tras esa conversación Larry Bird anotó 10 puntos consecutivos sobre Bird.

El que fuera pivot de los Cavaliers, Brad Daugherty, recordó el día que intentó defender un triple de Larry Bird y la frase que a día de hoy no ha podido olvidar. Saltó para intentar taponarle y Bird le fintó hábilmente viéndole pasar a su lado mientras saltaba y en ese momento  el alero de los Celtics le dijo a Daugherty “vuela pájaro” para posteriormente anotar el triple.

En otro momento se cruzaron dos de los grandes personajes de la NBA de los 80’s, Larry Bird y el entrenador de los Utah Jazz Frank Layden. Bird estaba anotando sin parar y le preguntó a Layden “Oye Frank, ¿no tienes a nadie en el banquillo que pueda defenderme?” que si tenía alguien que pudiera defenderle, éste con una tranquilidad pasmosa le respondió simplemente “No”.

Larry Bird no se amilanaba ante nadie y muestra de ello de una de las anécdotas protagonizadas frente a Xavier McDaniel, uno de los jugadores con peor carácter de la NBA. Restando escasos segundos para el final de un partidos de los Celtics frente a los Sonics, Bird le dijo a McDaniel “Voy a coger el balón y voy a anotar en tu cara”, a lo que McDaniel le respondió “lo sé, te estaré esperando”. Bird consiguió anotar tal y como había predicho y se volvió hacia McDaniel y le dijo “No quise dejar dos segundos todavía en el reloj”

En otra ocasión, Larry Bird se enfrentó a otro experto del Trash Talking como Reggie Miller. Miller intentó desconcentrarle mientras que iba a tirar un tiro libre, es ese momento miró al escolta de los Pacers y le dijo “Novato, soy el mejor tirar de la liga, de la liga, ¿entiendes?”. Tras ello Bird anotó los dos tiros libres.

Dennis Rodman defendiendo a Larry Bird
Dennis Rodman defendiendo a Larry Bird

Otro de los equipos que sufrió la verborrea de Larry Bird fueron los Detroit Pistons. En particular Dennis Rodman, conocido por su extraordinaria implicación defensiva, contó que un día mientras defendía a Bird este empezó a gritar a sus compañeros “Estoy abierto, pasarme rápido el balón antes de que se den cuenta que nadie me está defendiendo”. Tras esa frase Rodman sólo recuerda un codazo en la mandíbula y a Bird anotando un triple.

Larry Bird tampoco era ajeno a responder a las provocaciones de sus rivales. Chuck Person, apodado “el hombre rifle” por su capacidad de disparo declaró antes de un partido en navidades que iba a enfrentar a los Pacers frente a los Celtics que “el hombre Rifle iba a cazar pájaros” haciendo referencia a Larry “Bird”.

Bird le dijo antes del partido a Person que tenía un regalo para él y, tras anotar un triple al comienzo del partido, le dijo “Felices jodidas navidades”.

Por último también Shawn Kemp fue otros de los damnificados por la minería psicológica de Larry Bird. Ambos jugadores nacieron en el estado de Indiana y en uno de sus primeros enfrentamientos en la liga Bird tras anotar un triple le dijo a Kemp, “soy el maldito mejor jugador de Indiana”.

Los Celtics se llevaron el partido y Larry Bird  firmó un triple doble estratosférico con 40 puntos y sumando 11 rebotes y 10 asistencias, que hizo todavía más inolvidable la frase para Shawn Kemp.

 

Ésta y muchas historias más de Larry Bird, Magic Johnson y Michael Jordan puedes leerlas en el libro “Los Tres Tenores de la NBA”

elgurudeldeporte.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.