El cuádruple doble en la historia de la NBA

La NBA como la gran mayoría de ligas norteamericanas es un centro productor de miles de estadísticas de todo tipo de contenido y de todo tipo de relevancia. Todo se cuantifica, se mide y se compara pero si hay una estadística mítica, el unicornio de las estadísticas en la NBA esa es el cuádruple doble.

El cuádruple doble consiste básicamente en que un jugador en un partido oficial (en este caso de la NBA) consiga alcanzar en al menos cuatro de los cinco valores estadísticos principales el doble dígito, es decir, superar una valoración de 9 en los cinco factores de referencia a cuantificar.

Estos factores son los puntos, los rebotes, las asistencias, los tapones y los robos.

De ellos hay básicamente dos valores que se consiguen en el juego ofensivo (puntos y asistencias) y otros dos en el juego defensivo (tapones y robos). El quinto de ellos los rebotes se consiguen en ambos lados de la cancha aunque si bien es cierto los ratios de rebotes por partido a nivel defensivo suelen ser siempre mayor que los ofensivos.

En teoría los dos factores defensivos son los más complicados de alcanzar por los jugadores ya que tanto realizar 10 o más robos o bien realizar 10 o más tapones en un partido es una labor realizada por muy pocos jugadores a lo largo de la historia en un partido. Si a esto le sumamos que al mismo tiempo de lograr ese dato hay que hacer un triple doble en puntos, rebotes y asistencias el hecho de lograr un cuádruple doble se convierte en algo de una extrema dificultad tanto como para que sólo se haya logrado en 4 ocasiones a lo largo de la historia, aunque hay que tener en cuenta que los tapones y los robos no se empezaron a contabilizar hasta la temporada 1973-1974.

Esto hace que sea muy probable que jugadores como George Mikan, Bob Pettit, Bill Russell, Wilt Chamberlain, Oscar Robertson o Kareem Abdul Jabbar en su primeros años pudieran haber conseguido el cuádruple doble pero en todo caso no hay una constancia del hecho.

A día de hoy hace más de 20 años que no se consigue.

Comenzamos en la siguiente página con los cuatro jinetes del Cuádruple doble…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *