Jack Molinas… el gánster que jugó en la NBA

Haciendo una retrospectiva a la nada aburrida vida de Jack Molinas la primera pregunta que surge es que fue primero… ¿el potencial jugador de baloncesto o el potencial gánster?. La respuesta a esa pregunta es difícil de responder pero sí que sabemos cuál de los dos perfiles terminó dominando su vida, aunque su propio nombre ya apuntaba un camino.

Nacido el 31 de octubre de 1931 en la ciudad de Nueva York sus dotes deportivas y personales pronto afloraron hacia el mundo del baloncesto… aunque no sólo hacia lo deportivo.

Esas dotes deportivas le valieron a Molinas un lugar en la Universidad de Columbia donde jugó durante 4 temporadas con los Lions. La calidad de su juego no pasó desapercibida para los ojeadores de la NBA y los Fort Wayne Pistons apostaron por el ala pivot de 198 cm.

Molinas fue elegido en tercera posición del Draft de 1953 por los Pistons, los cuales le firmaron por un salario bastante alto para la época…. 9600 dolares por temporada más 500 por objetivos.

Su periplo en la NBA fue corto, muy corto… tan sólo 32 partidos pero le valió para ser nombrado All Star y demostrar la calidad de su juego, una calidad que fue pronto ensombrecida por sus otros negocios.

Jack Molinas

Jack Molinas fue expulsado de por vida de la NBA el 10 de enero de 1954 por su implicación en apuestas ilegales.

En aquel momento se descubrió que Molinas llevaba gestionando apuesta ilegales desde la etapa universitaria. Se calculó que en una semana podía llegar  a ganar hasta 50.000 dolares con ese circulo de apuestas que incluía incluso a los equipos en los que jugó, los Lions y los Pistons. Esa cantidad de dinero comparada con la que ganaba como jugador resultaba irrisoria para un hombre de la ambición de Molinas.

Su carrera deportiva estaba acabada pero no la delictiva ya que en 1961 estalló de nuevo un escándalo deportivo en el que se descubrieron amaños de partidos por todo el país y que involucró a 37 jugadores de 22 universidades. En aquel momento ya se vinculaba a Jack Molinas con la mafia neoyorquina.

Esa vinculación y el escándalo de los amaños le costó una condena de 15 años de carcel, de los cuales tan sólo cumplió 5 en la cárcel de Attica (Nueva York).

Posteriormente Jack Molinas se mudó a Hollywood donde se dedicó a producir películas porno y donde encontraría finalmente su muerte en 1975 de un disparo en la cabeza por un posible asjute de cuentas con la mafia.

La vida de Molinas fue una auténtica vida de película… pero de gánsters y ahí el final siempre solía ser el mismo.

 

elgurudeldeporte.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.