El verdadero origen de «The Glove» de Gary Payton

Gary Payton es uno de los grandes bases de la historia de la NBA. Fue uno de los poco hombres que pudo llevar a Michael Jordan a la desesperación por su excepcional nivel defensivo y por su poco recordada contribución ofensiva al equipo que lideró en la década de los 90’s, los Seattle Supersonics.

Si se analizan con detenimiento los datos estadísticos de Payton a lo largo de su carrera, se puede ver que fue un jugador extraordinariamente completo. Sus datos totales finales arrojan unos valores de 16.3 puntos, 3.9 rebotes, 6.7 asistencias y 1.8 robos, a lo largo de las 17 temporadas y los 1335 partidos que jugó en su carrera en la NBA.

En una carrera tan longeva como la suya, es normal que, tanto en los primeros como en los últimos años de la misma, el nivel productivo estadístico sea muy inferior a los años de máximo apogeo de su trayectoria profesional

En el caso de Gary Payton, es especialmente visible este hecho ya que, si extraemos las 10 temporadas centrales de su carrera (1994-2003), sus estadísticas se disparan hasta los 20.8 puntos, 4.5 rebotes, 7.9 asistencias y 2.1 robos por partido, los cuales son unos datos que muestran lo completo que fue Payton sobre las canchas de baloncesto de la NBA.

Todos estos antecedentes sirven para presentar la historia del apodo por el que pasó el base de los Supersonics a la historia, un sobrenombre justo con sus mejores habilidades, pero injusto con su figura deportiva.

Gary Payton
Gary Payton con el 2 en su primera temporada en la NBA

En 1993, el primo de Gary Payton, le rebautizó como «The Glove» (El guante), un apodo por el que pasó a ser conocido en la historia del baloncesto.

El origen y motivo de ese sobrenombre siempre había sido objeto de cierta controversia y en internet se pueden encontrar teorías como que recibió ese apodo de «The Glove» por su habilidad en robar el balón, o por la calidad de sus pases, pero la realidad es bien distinta.

El primo de Payton hizo referencia a «The Glove» como el guante de beisbol que es capaz de ajustarse y envolver totalmente a la pelota de beisbol. Era una forma metafórica de materializar el estilo y la extraordinaria capacidad defensiva de Gary Payton, en un objeto destinado única y exclusivamente a atrapar y no dejar escapar a las pelotas de beisbol.

Payton defendía de una forma muy ajustada al atacante, llegando a estar prácticamente pegado y de una forma casi envolvente, que hacía que sus rivales se desesperaran tanto en el juego sin balón, como cuando tenían la oportunidad de encarar su defensa.

Payton defendiendo a Michael Jordan en las Finales de 1996
Payton defendiendo a Michael Jordan en las Finales de 1996

De esta forma, Gary Payton pasó a ser «The Glove», un apodo digno de un excepcional defensor, pero probablemente un tanto injusto en cuanto a reflejar la dimensión de un jugador que llegó a ser 9 veces All Star, miembro habitual de los mejores equipos de la liga a lo largo de la década de los 90’s y que culminó su excepcional carrera, con su merecido anillo de 2006, junto a los Miami Heat de Shaq y Dwyane Wade.

Otra de las muestras del valor deportivo de Payton, es que es uno de los pocos jugadores que ha llegado a jugar las Finales de la NBA con tres equipos diferentes, Supersonics, Lakers y Heat.

Un excepcional talento deportivo, que llegó a superar con creces todo lo que abarcaba «su guante».

 

Si quieres leer más historias como esta, te recomendamos nuestra serie de libros de «Curiosidades e Historias de las 1000 y una noches de la NBA»

 

elgurudeldeporte.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.