Los miembros del mejor quinteto de temporada olvidados para el MVP

La elección del mejor quinteto de temporada en la NBA es un reconocimiento a los mejores jugadores de cada temporada que se lleva realizando desde el inicio de la liga. El primer mejor quinteto llegó en la temporada 1946-1947 y fue formado por Joe Fulks, Bob Feerick, Stan Miasek, Bones McKeeney, y Max Zaslofsky.

En aquella época y hasta la temporada 1988-1989 se eligieron dos equipos mejores quintetos de la temporada. A partir de ese momento se eligieron hasta tres.

El objetivo de tal reconocimiento era destacar a los mejores jugadores de la NBA en cada una de las posiciones sobre la pista.

A diferencia del Premio MVP que sólo se elige un jugador de cualquier posición, en el mejor quinteto se selecciona un jugador por puesto.

En aquellos primeros años del Premio muchos de los jugadores que formaron parte de los quintetos han pasado a la historia como auténticos desconocidos (excepto casos como el de Joe Fulks) pero en la actualidad los mejores quintetos de la temporada reúnen a la creme de la creme de la liga.

Sea comos ea estar en esos mejores equipos de temporada es sinónimo de ser uno de los grandes jugadores de la liga.

De hecho en la clasificación histórica de los jugadores que han llegado a estar al menos 10 veces en el mejor equipo de la temporada prácticamente todos los jugadores además han sido MVP en algún momento de sus carreras, todos menos un par de jugadores que curiosamente fueron contemporaneos y miembros del mismo equipo.

Baylor y West

 

Jerry West y Elgin Baylor son los únicos jugadores de la historia que han estado al menos 10 veces en el Mejor quinteto de la liga y no se convirtieron en MVP

Los otros jugadores que si lo consiguieron fueron Bob Pettit, Lebron James, Michael Jordan, Bob Cousy, Tim Duncan, Kareem Abdul Jabbar, Karl Malone y Kobe Bryant.

Como podéis observar muchos de ellos son los mejores jugadores de la historia del baloncesto.

El problema que tuvieron West y Baylor no fueron sus 9 y 8 finales d ela NBA respectivamente jugadas, ni sus incontables nombramientos para el All Star, ni sus espectaculares promedios anotadores de cada temporada (West acabó su carrera con una media de 27 y Baylor de 27.4 puntos puntos por partido).

El problema de ambos fue coexistir entre ellos mismos, con dos de los grandes pivots de la historia de la NBA y con el equipo más dominador de la historia (los Celtics de los 60’s).

En aquella época Bill Russell y Wilt Chamberlain dominaban la liga y también se llevaron casi todos los MVP, excepto el de 1964 de un Oscar Robertson que vivía en el triple doble.

Probablemente jugadores como West y Baylor en otras épocas algún MVP habrían ganado pero ninguno de ambos tuvo suerte ni en eso.

Dos grandes sin MVP que hicieron méritos más que suficientes para serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *