Mark Webber el piloto que más tardó en ganar en Formula 1

Frases por ejemplo como lo bueno se hace esperar, hay que tener paciencia, sigue trabajando duró o al final recogerás los frutos de tú trabajo son mensajes que debió recibir Mark Webber de forma constante a lo largo de su carrera ya que es el piloto de la historia de la Formula 1 que más tardó en ganar una carrera aunque si ponemos en positivo la noticia lo realmente importante es que al final ganó carreras… logro tal del que muchos que se han puesto a las manos de un volante de Formula 1  no pueden presumir.

El australiano tras pasar por Minardi, Jaguar y Williams sin mucha fortuna salvo un podio en Mónaco en 2005 recaló en una joven escuderia que tomaba su nombre de una bebida energética y que había sustituido a la antigua Jaguar en 2005.

Webber llegó a un equipo en el que tras dos temporadas sin ningún éxito salvo un podio de David Coulthard en Mónaco de 2006 se estaba construyendo un muy importante proyecto de futuro y que años más tarde conducirían a que el equipo de Milton Keynes dominaría durante años la Formula 1.

Sin saberlo Mark Webber se estaba montando en el caballo ganador de la Formula 1 y que le reportaría en el futuro victorias y sobre todo opciones a poderse hacer con un Título mundial que aunque finalmente no llegó estuvo bastante cerca de conseguirlo, aunque en Red Bull quizás nunca fuera visto como el piloto número 1 según sus propias palabras.

Mark Webber coche

Mark Webber es el piloto que más ha tardado en ganar una carrera en Formula 1 necesitando un total de 130 carreras disputadas para conseguir su primera victoria.

En su octava temporada en la Formula 1 y tras conseguir la Pole en el Gran Premio de Alemania de 2009 finalmente llegó la deseada victoria del piloto australiano el 12 de julio de 2009 ya que aventajó al segundo clasificado, su compañero de equipo Sebastian Vettel, por más de 9 segundos.

Esta no fue la última victoria de Mark Webber sino que llegó a conseguir un total de 9 victorias en Grandes Premios… porque lo bueno se hace esperar… a veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *