El día que Alex Criville cambió la historia

elgurudeldeporte.com

Hasta la década de los 90’s el motociclismo español se había distinguido por sus grandes campeones pero en categorías de cilindradas menores. Angel Nieto, Ricardo Tormo, Champi Herreros, Jorge Martinez Aspar… entre otros habían destacado por ganar campeonatos de motociclismo pero en 50 cc, 80 cc y en 125 cc. Las grandes cilindradas parecían reservadas para los pilotos norteamericanos, británicos, italianos y australianos hasta que llegó Alex Criville y cambió la historia del motociclismo español y mundial.

Cierto es que Sito Pons años antes se había hecho con dos Campeonatos de forma consecutiva en 250 cc en 1988 y en 1989 pero no dejaba de ser en una categoría intermedia. La categoría reina del motociclismo parecía que seguía vetada para los pilotos españoles porque después de 40 años ninguno de ellos había podido subir a lo más alto del cajón.

Sito Pons y Juan Garriga lo intentaron pero tuvo que ser en 1992 cuando Alex Criville llegó a la categoría reina precisamente de la mano de Sito Pons que se acababa de retirar.

La progresión de Crivi fue desde el primer día impresionante consiguiendo en su tercera carrera en el Gran Premio de Malasia su primer podio en la categoría de 500cc lo cual sólo fue el preludio para la oportunidad única que se presentaría en el Gran Premio de Assen el 27 de junio de 1992… el día que cambió la historia del motociclismo español.

Alex Criville en Assen

Aquel día en aquella carrera se dieron unas circunstancias muy especiales porque ni Doohan, ni Rainey, ni Gardner pudieron competir aquel día por diversas caídas a lo largo del fin de semana. Parecía una carrera destinada a la victoria de Eddie Lawson porque había marcado la pole position y sólo Kevin Schwantz parecía poderle hacer frente aquel 27 de Junio de 1992 pero los dos se fueron al suelo en la séptima vuelta.

Sólo quedaron Alex Barros, Alex Criville, John Kocinski y el también español Juan Garriga. La oportunidad para los españoles y el brasileño Barros era única pero todavía les faltaba vencer al norteamericano Kocinski.

Finalmente Alex Criville se hizo con la primera victoria del Motociclismo español en Assen.

Se impuso en 42 minutos y 424 milésimas a Kocinski (+ 0.762) y Barros (+ 0.793) quedando el otro español Juan Garriga que marcó la vuelta rápida (2:04.625) de carrera en cuarto lugar.

Parecía que la evolución de Alex Criville, tras su llegada a la categoría de 500 cc y tras esa exitosa primera temporada de 1992, iba a ser mucho más rápida de lo que fue finalmente pero toda ya había empezado a cambiar aunque nadie podía imaginar el dominio que ejercerían en un futuro los pilotos españoles en Moto GP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.